Todo el mundo ha oído hablar alguna vez de las fascias. A mucha gente le suena la fascia muscular. ¡Si! Pero tenemos muchos tipos de fascias; desde la muscular hasta la de huesos, nervios, órganos, vasos sanguíneos y células. En resumen, la fascia es todo lo que nos conecta en el cuerpo; por su buen funcionamiento vivimos y por su mal funcionamiento morimos.

fascia-En manos de Nara

 

El sistema fascial

Es una red de tejidos que es elástico, estable y moldeable, que está orientado en dirección longitudinal. Esta constituido por el tejido conjuntivo y es el abundante en el cuerpo. Se compone de colágeno y fibras elásticas. Su función es unir los tejidos entre ellos, vincular los músculos al hueso, los órganos con el hueso y los huesos entre sí. Este tejido también envuelve y protege cada estructura del cuerpo, desde la célula al órgano. Está formado por un tejido blanquecino cuyo grosor, densidad, resistencia y flexibilidad dependen de su ubicación y de los requerimientos mecánicos de la zona.

 

¿Qué ocurre cuando la fascia esta retraída?

A través de las fascias podemos viajar por cualquier parte del cuerpo.
Las fascias son un tejido conectivo, poco elástico, que envuelve y recubre todas las estructuras corporales, en distintas capas. Cuando una fascia está retraída, todo lo que contiene también lo está. De manera que hay menos elasticidad, peor movimiento, más molestia y menos espacio para el correcto funcionamiento de los órganos. Lo que nos hace que tengamos peor capacidad respiratoria y circulación, problemas digestivos, tensión y estrés.

 

¿Qué relación tiene con las emociones?

Cualquier trastorno emocional como el estrés, el miedo, el enfado, la ira, la depresión, o cualquier emoción negativa produce una tensión y acortamiento del tejido fascial.

emociones-En manos de Nara

Estas emociones provocan molestias en la misma zona o en otras partes del cuerpo más alejadas, debido a la tensión reciproca y refleja de membranas o tejido fascial.
Todas las fascias están unidas y forman una perfecta interrelación en todas partes del cuerpo. Muchos bloqueos mentales a lo largo de nuestra vida tienen repercusión en nuestras membranas craneales internas y en muchas partes del organismo.

Estamos llenos de tensiones internas, que son provocadas en su mayoría por un traumatismo físico o por un bloqueo emocional o mental no asimilado correctamente. De forma que la fascia registra todo y lo almacena porque tiene memoria.

La fascia se va adaptando continuamente hasta que no puede mas y te para. Por eso es importante escuchar lo que nos dice el cuerpo antes de llegar al límite.

 

¿Cómo se liberan las fascias?

A través de la técnica craneo-sacral y la liberación somato-emocional se libera la tensión de las fascias.
El tejido se siente escuchado y se produce una liberación aplicando un tacto de 5 gramos. Se sigue el movimiento Respiratorio Primario, que es la que permite que las fascias y el cuerpo se liberen.

Las terapias naturales que aplicamos, no sustituyen ni excluyen la atención o el tratamiento médico o farmacológico convencional prescrito por los profesionales sanitarios.

Desde En Manos de Nara ofrecemos un servicio de cráneo-sacral y liberación somato-emocional para liberar esas tensiones de las fascias físico-emocionales.

Puedes leer los siguientes artículos relacionados con esta técnica:

https://enmanosdenara.com/salud-bienestar/beneficios-tecnica-craneo-sacral/

https://enmanosdenara.com/salud-bienestar/historia-de-terapia-craneo-sacral/

https://enmanosdenara.com/salud-bienestar/que-es-liberacion-somato-emocional/