La sociedad actual nos ha llenado de miedo hasta tal punto que iguala al coronavirus.

Os habéis preguntado ¿Qué mata mas,  el miedo o el coronavirus? Os dejo con esta pequeña reflexión y vamos a profundizar más .

miedo y coronavirus-En Manos de Nara

¿Qué es el miedo?

Es un sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que va a suceder algo negativo.
Es una emoción muy útil para escapar o evitar los peligros. Puede llegar a bloquear y a impedir el transcurso de una vida normal.
La respuesta no la activamos voluntariamente de forma consciente. De forma que pasa a nuestro inconsciente.

¿Qué ocurre cuando tenemos miedo?

Se produce otra respuesta fisiológica en la que aumenta la presión cardiaca, la sudoración desciende la temperatura corporal, se dilatan las pupilas y aumenta el tono muscular llegando al agarrotamiento.

El miedo al contagio puede derivar en un aumento de ansiedad y estados depresivos.

 

¿Qué lo crea?

miedo-En Manos de Nara

El dejar de salir de casa, pasarlo mal cuando alguien se te acerca en la calle o tocar cualquier cosa por miedo al contagio.

Además, los medios de comunicación como la tele nos llena de este sentimiento. Se queda gravado en lo más profundo de nuestro ser con todas sus noticias y restricciones en relación al coronavirus.

El cerebro

Las reacciones al miedo están grabadas en nuestro cerebro. El tálamo decide dónde enviar los datos sensoriales, el córtex sensorial interpreta esos datos, el hipocampo almacena y recupera los recuerdos conscientes y establece el contexto, la amígdala decodifica las emociones y determina la posible amenaza y el hipotálamo activa la respuesta de lucha o de huida.

Desde En Manos de Nara te ayudamos a gestionar esta emoción y sus consecuencias con técnica cráneo sacral y liberación somato emocional.

Síguenos en las RRSS, estamos en Instagram, Facebook y Twitter.

Si quieres saber más sobre miedo y covid, puedes adquirir este libro aquí  y leer los siguientes post:

Después de la pandemia…

Confinamiento por el Covid-19

Las técnicas naturales que aplicamos, no sustituyen ni excluyen la atención o el tratamiento médico o farmacológico convencional prescrito por los profesionales sanitarios.