De repente un día te cambia un pensamiento, y te preguntas porqué. Ya no te gusta lo que te gustaba antes, o al revés algo que detestabas ahora te encanta. Es como si viéramos una bola de cristal y nos cambia la perspectiva de las cosas. Esa bola de cristal al revés, nos da respuestas a las preguntas que nos hacemos y entiendes que es lo mejor para ti. A veces nos preguntamos de donde vienen los cambios repentinos. Incluso…