El verano, una buena fecha para ir a la playa, no solo para tomar el sol o bañarnos, sino también para caminar. Este verano más que nunca necesitamos mas vitamina D por estar tanto tiempo confinados y ayudarnos a aliviar esa depresión post cuarentena.

Paseo playa-En Manos de Nara

Andar por la playa nos aporta muchos beneficios tanto internos como externos. Además que nos ayuda a relajarnos y purificarnos, conectándonos con la energía del sol y del mar.

 

Beneficios

Favorece los sistemas cardiovascular, nervioso y muscular.

• Estimulamos puntos reflejos de los pies, de forma que ayudamos al bienestar de nuestro cuerpo.

• La humedad del mar y la baja presión facilita una mejor recepción del oxigeno.

• Ayudamos a disminuir el estrés y la ansiedad.

Mejoramos la autoestima.

Reducimos las tensiones corporales y la negatividad.

Fortalececemos los huesos, articulaciones y tonificamos nuestros músculos.

•Ayudamos a disminuir edemas y problemas vasculares, ya que andar por terreno irregular como la arena, facilita el retorno venoso y mejora la hinchazón de las piernas.

• Es un exfoliante natural.

Evadirnos de la rutina.

• Nos ayuda a recuperarnos de esguinces o fascitis plantar.

• Podemos broncearmos, pero es importante usar protección solar aunque no sean las horas de mas calor.

¿Que horas es mas recomendable pasear?

caminar playa-En Manos de NaraA primera hora de la mañana, si además paseamos en ayunas, estimularemos el metabolismo y la quema de grasa.

También podemos pasear al final del día o viendo el atardecer. Siempre evitaremos las horas de mas calor, ya que podríamos sufrir un golpe de calor  deshidratación.

Desde En Manos de Nara, te recomendamos tomar contacto con la playa para ayudarnos a desconectar de nuestra rutina y aliviar esas molestias que tenemos.

Si te ha gustado, puedes leer los siguientes artículos y compartirlo.

¿Cómo podemos proteger nuestra piel y cuidar el planeta?

Los beneficios de comer fruta en verano

Aprende a escuchar tu cuerpo

 

Las técnicas naturales que aplicamos, no sustituyen ni excluyen la atención o el tratamiento médico o farmacológico convencional prescrito por los profesionales sanitarios