Historia del Quiromasaje

La palabra quiromasaje proviene del griego y significa “masaje con las manos”. Masajear con las manos es una de las acciones más antiguas que conoce el ser humano. En primer lugar porque cuando nos duele algo, nuestro primer acto reflejo es llevarnos las manos al origen del dolor y tratar de calmarlo con nuestro propio calor. Quizá por eso, el masaje  ha sido utilizado desde las más antiguas civilizaciones para aliviar numerosas dolencias. Las técnicas de masaje se establecen y aplican en función del objetivo específico a conseguir.

Orígenes

La palabra quiromasaje nació en España y fue utilizada por primera vez por el Dr. Vicente Lino Ferrándiz. Con el paso de los años, este término se ha ido extendiendo a otros países, sobre todo de habla hispana.
El Dr. Ferrándiz, que estudió naturopatía en EEUU y Suecia, fue el primero en describir esta técnica de masaje a finales del siglo XIX. En realidad, el quiromasaje es una modalidad del vigoroso masaje sueco desarrollado por el Dr. Ling a partir de diversas técnicas de masaje japonés que importó tras numerosas visitas a Japón.
El Dr. Ferrándiz llegó a ser muy famoso por sus eficaces quiromasajes para la obstrucción intestinal.

 

 

Uno de los primeros registros de la palabra masaje y de la descripción de su uso, se ha encontrado recientemente en unos textos provenientes de la Antigua Mesopotamia. Escritos en sumerio y acadio titulados «Mushu´u» (masajes, en castellano). Según estos estudios publicados en marzo de 2007 por Barbara Böck, filóloga del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), los antiguos sumerios practicaban masajes hace ya 4000 años. Y data el inicio (documentado) del tratamiento por masaje en esa época.
Inicialmente el tratamiento por masaje se popularizó, al favorecer la recuperación en multitud de lesionados y heridos de las guerras, pero la aparición de instrumentos electromecánicos (aparatos que ofrecen corrientes eléctricas) hizo disminuir su fama. Algo difícilmente comprensible, pues no entendemos que alguien pueda preferir una corriente eléctrica al suave contacto de unas manos sobre la piel.
En manos de Nara te ofrece una variedad de quiromasajes adaptados a tus necesidades.